Las visitas a los paradores y chiringuitos de Punta del Este 2015

Las temporadas de verano tienes varios componentes importantes para ser  recordadas, el primero a mencionar es la calidad de los días de descanso y el resultado esperado. Para esto se necesitan espacios libres diferentes a los habituales y donde se pueda sentir el placer del ocio. LO segundo es una forma de agenda de lugares donde conocer y despejar la mente. Aquí les dejo la nota de EL Observador de Montevideo, escrita por Pablo Staricco, que describe los principales paradores del momento, su gastronomía, sus comodidades y hasta precios para evitar sofocones a la hora de pagar.
  • Parador Ovo Beach Club
  • Parador Acqua Beach
  • Parador Parada 30
  • Parador La Susana
  • Parador Selenza Club de Mar
  • Parador La Huella
  • Parador Mantra Beach Club
  • Paradpr Moby Dick Beach
Foto 1 de 8

Con una combinación de maderas, arena, gastronomía y entretenimiento, sumado a la inspiración natural de un paisaje como el de las costas uruguayas, los paradores de Punta del Este son una visita necesaria para quienes apunten al máximo disfrute de las playas del principal balneario uruguayo.
Los veraneantes comienzan a arribar a las arenas calientes del Este y, mientras algunos establecimientos ya están brindando todos sus servicios desde mediados de diciembre, otros terminan de dar las últimas puntadas para recibir a los turistas de cara a Año Nuevo y el comienzo de una temporada que parece prometer tanta actividad como en 2013.
A nivel gastronómico, el sushi, los tiraditos, el ceviche y los tragos frutales se posicionan como los principales encargados de deleitar a los paladares de quienes visitan las playas para algo más que un baño.
Aunque varios citadinos van en busca de la mayor cantidad de rayos de sol posible, el atardecer será el momento clave de la temporada, con la musicalización en vivo de varios DJs nacionales e internacionales.
Durante la puesta del sol, ellos invitarán a los bañistas a disfrutar de esa combinación infalible de música, baile y una bebida refrescante.
Para obtener el mejor provecho de este verano, El Observador propone a continuación un recorrido por los diferentes paradores del balneario esteño, con un paseo que se inicia en  la Playa Mansa con la incorporación del nuevo Ovo Beach frente al hotel Conrad y llega hasta José Ignacio, donde se ubica el clásico parador-restaurante de destaque internacional La Huella.

El activo: Moby Dick Beach
Conocido como el parador de Citi, el local Moby Dick Beach, ubicado al pasar por la calle principal de La Barra, fue hace unos años un epicentro playero para todas las celebridades de Punta del Este y hoy se ha convertido en un lugar muy popular entre los jóvenes. Para esta temporada planifica un cronograma cargado de actividades físicas durante toda la jornada, desde clases de zumba y crossfit de tarde hasta yoga durante las mañanas. También tiene planeadas varias fiestas con DJs para enero y cuenta con canchas gratuitas de fútbol y volleyball.

Ubicación: Playa Montoya, La Barra.
Horario: Cocina de 11 a 21.
Precios: $ 400 un menú completo.
Una recomendación: Tabla del Atlántico, con ceviche, rabas, bocaditos y langostinos al ajillo, acompañada de una cerveza Corona.
A tener en cuenta: Como novedad, este año el parador tendrá a la venta productos de Mesano, una línea de helados artesanales de San Carlos.
El familiero: Parada 30
Para el que busque de un establecimiento alejado del ruidoso jolgorio veraniego, el local en la Parada 30 de la Playa Brava ofrece un ambiente tradicional y amigable. El visitante podrá aquí  disfrutar de tomar sol, darse un chapuzón y luego almorzar, en cualquier orden. Cuenta con todos los servicios de playa para relajarse frente al mar, además de un cibercafé  y elementos deportivos gratis para que los niños jueguen en la arena, como cama elástica.

Ubicación: Parada 30, Playa Brava.
Horario: Abre a las 9 y cierra dependiendo de la actividad.
Precios: Entre $ 450 y $ 600 un menú completo (almuerzo, postre y bebida).
Una recomendación: Picada de mar para cuatro personas, con variedad de mariscos y miniaturas.
A tener en cuenta: El parador ofrece servicios gratuitos de cama elástica, cibercafé y cancha de fútbol, entre otros entretenimientos para todos los clientes.
La novedad: Ovo Beach Club
Ovo Beach es el nuevo emprendimiento de la marca Ovo de Enjoy Conrad, que cuenta con Ovo Day y Ovo Night como sus clubes de gastronomía y entretenimiento. Se trata de un nuevo parador ubicado sobre la Playa Mansa, con la Isla Gorriti de frente y el Hotel Conrad de fondo, en una instalación  de 380 m2 que se presenta como un gran deck, ideal para escapar de la rambla de Punta del Este y adentrarse poco a poco en la playa. Cuenta con cocina y coctelería, así como servicios de alquiler sombrillas, reposeras y camastros en la arena. El uso de los servicios de playa no es exclusivo para los huéspedes del hotel.

Ubicación: Parada 4, Playa Mansa, frente al Conrad.
Horario: De 10 a 23. Precios: $ 1.000 un menú completo.
Una recomendación: Langosta a la plancha con salsa fresca de mango, palta, papaya, tomates cherry y cebollas, o el Sushi Ovo (rolls, makis, nigiri, hosomaki, sashimi).
A tener en cuenta: En enero se realizarán sunsets en los que varios DJs ambientarán la puesta del sol con diferentes acercamientos a la música electrónica. La fiestas luego continuarán en Ovo Night Club.
La novedad: Ovo Beach Club
Ovo Beach es el nuevo emprendimiento de la marca Ovo de Enjoy Conrad, que cuenta con Ovo Day y Ovo Night como sus clubes de gastronomía y entretenimiento. Se trata de un nuevo parador ubicado sobre la Playa Mansa, con la Isla Gorriti de frente y el Hotel Conrad de fondo, en una instalación  de 380 m2 que se presenta como un gran deck, ideal para escapar de la rambla de Punta del Este y adentrarse poco a poco en la playa. Cuenta con cocina y coctelería, así como servicios de alquiler sombrillas, reposeras y camastros en la arena. El uso de los servicios de playa no es exclusivo para los huéspedes del hotel.

Ubicación: Parada 4, Playa Mansa, frente al Conrad.
Horario: De 10 a 23.
Precios: $ 1.000 un menú completo.
Una recomendación: Langosta a la plancha con salsa fresca de mango, palta, papaya, tomates cherry y cebollas, o el Sushi Ovo (rolls, makis, nigiri, hosomaki, sashimi).
A tener en cuenta: En enero se realizarán sunsets en los que varios DJs ambientarán la puesta del sol con diferentes acercamientos a la música electrónica. La fiestas luego continuarán en Ovo Night Club.
El exótico: Acqua Beach
Con sus tonos blancos y oscuros en una presentación semiformal, el parador de la Playa Brava está instalado desde hace 11 años. Se caracteriza por sus almuerzos intensos y su funcionamiento permanente durante otoño e invierno,  abriendo de jueves a domingo, medio día y noche. El restaurante Mia Bistró es liderado por la chef Verónica Rucks y su esposo macedonio, Emanuel Kostanidov, que con sus paladares y gustos internacionales construyen una gastronomía selecta. Bajo el lema “él no toca plato y ella no toca plata”, la dupla invita esta temporada a visitar un parador que ofrece una cocina con estilo de fusión, una ambientación familiar y una carta variada que se innova constantemente a lo largo del año.

Ubicación: Parada 19, Playa Brava, frente al edificio Acqua.
Horario: Cocina de 12 a 0 de la madrugada.
Precios: Platos desde $ 250 hasta $ 1.000.
Una recomendación: Rock & Roll Shrimp, camaroncitos con dúo de salsas especiales, o la Ensalada Afrodisíaca, con cerezas, guacamole rústico, mango y langostinos al biloba.
A tener en cuenta: Reservar antes de ir. De noche se realizan fogones en la playa con malvaviscos americanos para los más chicos. Estar atentos a Jack, el bulldog de los dueños que con su carisma es capaz de convertirse en la nueva estrella del verano.
El electrónico: Mantra Beach Club
Con una estructura de 500 metros cuadrados, Mantra Beach Club, en la orilla de la Playa Mantantiales, es un parador capaz de albergar grandes celebraciones de fiestas y eventos.
Cuenta con una capacidad para casi 400 personas con la instalación de una carpa y, para este año, promete ponerse a la vanguardia del verano europeo gracias al festival de música HISS (How It Should Sound). Se trata de una propuesta importada desde Buenos Aires que se propone traer a varias figuras de la música electrónica del momento, sin tener que esperar al desfasaje cultural que separa el verano latinoamericano con el del viejo continente.

Ubicación: Ruta 10, Parada 48, Playa Manantiales, La Barra.
Horario: Cocina de 10 a 20.
Precios: Platos desde $ 300.
Una recomendación: Tiracuyá, tiraditos de salmón con salsa de maracuyá.
A tener en cuenta: La barra ofrece diferentes combinaciones de tragos caseros según los gustos o hasta sugerencias de cada consumidor.
El clásico: La Huella
Seleccionado en 2014 como uno de los 50 mejores restaurantes de América Latina, La Huella se ha convertido en una visita obligada en José Ignacio, puntualmente en su Playa Brava. El parador se alza sobre un gran deck de madera y no solo brinda una valiosa vista hacia el mar, sino que  su cocina (que incluye parrilla uruguaya, platos del mar y sushi) ha sido el objeto de deseo de varios chefs, celebridades y turistas internacionales.

Ubicación: Playa Brava de José Ignacio.
Horario: Cocina de 12.30 a 18 y de 20.30 hasta 0.30.
Precios: $ 1.400 un menú completo.
Una recomendación: Pejerrey frito y croquetas de cangrejo sirí.
A tener en cuenta: El libro La Huella. Historias y recetas del parador es una lectura ideal como para poder ir haciendo boca antes de visitar el restaurante.
El recóndito: La Susana
El parador inaugurado en José Ignacio por Vik Retreats nació a fines de 2013 como un nuevo emprendimiento de la Bahía Vik. Escondido entre la vegetación sobre la ruta 10, el restaurante y club es el escape necesario de los sectores más poblados del balneario. Su arquitectura rústica invita al descanso y su posición sobre la playa es ideal para regocijarse con un trago en la mano mientras se mira el mar. En esta temporada contará con DJs musicalizando las tardes, pero siempre manteniendo el ambiente familiar del local. Para 2015 tiene varios eventos, entre ellos, una fiesta de colores prevista para el 3 de enero en los que invitados contarán con polvos de colores para arrojarse entre sí mientras bailan, una tradición perteneciente a algunas fiestas orientales.

Ubicación: Ruta 10, kilómetro 182,5, Playa Mansa de José Ignacio.
Horario: De 12.30 a 2 de la madrugada.
Precios: Platos desde $ 250 y tragos desde $ 200.
Una recomendación: Hamburguesa Susana, con un corazón de queso azul  acompañada de ensaladas de hojas verdes y papas fritas, o el trago Red Hot Caipi, típico del lugar.
A tener en cuenta: La Susana cuenta con su propia huerta orgánica de la que obtiene varios vegetales para sus platos.
El moderno: Selenza Club de Mar
Seleccionado como el local de la célebre Fiesta de Caras a principios de 2014, Selenza Club de Mar se presenta como un parador boutique  que ofrece cocina de autor y shows musicales al atardecer. Este año el restaurante está a cargo de la marca Paru Sushi Inkas & Grill, con una fuerte apuesta a la cocina peruana-fusión. Durante diciembre, enero y febrero habrá DJs, música en vivo, desfiles de moda y degustaciones de  vino, así como otros eventos.

Ubicación: Ruta 10, kilómetro 164,5, Manantiales, frente al hotel Selenza.
Horario: De 12 a 1 de la madrugada.
Precios: Platos desde $ 250 hasta $ 800.
Una recomendación: Tiraditos peruanos con láminas de pescado crudo con diferentes marinados o ceviche.
A tener en cuenta: El parador planea una gran fiesta para Año Nuevo frente al mar, además de una degustación de varios postres para quienes vayan a cenar.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails