Coach certificado por Ficop, Jacobo Malowany


En día de ayer Hugo López y Fernando Hindi, Vicepresidente y Director Ejecutivo de FICOP, se reunieron en Montevideo con representantes de FICOP Uruguay, delegación que tiene como Director Ejecutivo a Edgardo Zimarioff.  En la foto también está nuestro editor Jacobo Malowany recibio la certificación departe de la Federación Internacional de Coaching Ontológico Profesional. 
En un clima de camaradería, se plantearon líneas de trabajo y cooperación internacional para el desarrollo del Coaching Ontológico en la región.
En esta instancia además, se hizo entrega de las primeras Credenciales Internacionales que los reconoce como Coaches Ontológicos Profesionales acreditados por la FICOP

Jacobo Marcos Malowany coach ontológico de empresas, personas y ciudades

¿Las empresas tienen como objetivo ganar dinero o satisfacer necesidades especificas con productos o servicios que sean deseados entre alternativas?

Para ser elegidos debemos ser algo más que mis competidores. Dar beneficios reales y ser percibidos como la mejor opción es parte del trabajo del Marketing.
Si quiere que su empresa tenga acceso a grandes ideas, Jacobo Malowany. consultor coach que piensa junto a su equipo como innovar y mejorar lo ya excelente de su empresa.
Escríbame sus necesidades y agendar una reunión virtual o personal es muy sencillo.

Jacobo Marcos Malowany Buchalter
Coach certificado por la Federación Internacional de Coaching Ontológico. 
Presidente del Centro Iberoamericano de Coaching
Director de Altagerencia URUGUAY 
Especialista en coaching corporativo y Marketing:competitivo, de ciudades y de innovación. Con amplia experiencia en la implementación de cambios estratégicos y mejora del desempeño.
Conferenciante y docente de Marketing internacional.
Miembro del Circulo de Periodistas de Turismo del Uruguay. CIPETUR
Técnico en Comercialización, Diplomado en Estrategia Nacional y Post grado en Dirección y Administración de Empresas., asesor empresarial, blogger de marketing.

SKIPE: altagerenciaspain
Youtube desafió a agencias creativas y cineastas a contar historias en ese tiempo. Vea algunas de ellas
Ser atrapado por una publicidad parece ser cada vez más difícil. La posibilidad de saltar o "skippear" videos, plantea a las marcas la necesidad urgente de repensar sus antiguos postulados. ¿Qué tan eficaz puede ser hoy en día producir videos de un minuto cuando la posibilidad de omitir en una población cada vez más apresurada, aparece a los 12 segundos?

Este ritmo rápido requiere que se capture rápidamente la atención del público, de generar engagement o "enganchar" en los primeros segundos.

En mayo de 2016, Google agregó un recurso publicitario más a los avisos ya existentes que se ven antes de un video en Youtube y que pueden ser omitidos. Se trata de videos de 6 segundos -llamados "Bumper Ads" con la ventaja -para los anunciantes- de que no se pueden saltar.

Pero crear una historia que impacte en solo 6 segundos representa un reto para la creatividad.
Como parte del festival de cine Sundance, Youtube desafió a las agencias creativas y cineastas a contar una historia en un video de sólo 6 segundos, una manera innovadora de hacer storytelling.

A continuación, algunos videos de agencias que aceptaron el desafío de contar una historia en ese tiempo:

Calentamiento global



Este video titulado "The high driver" que habla sobre el calentamiento global, fue creado por la agencia Mother NY.

"La mayor sorpresa fue el hecho de que seis segundos realmente es suficiente tiempo para generar un gran mensaje. Cuando estaba escribiendo, me resultaba difícil lograr una narrativa lo suficientemente pequeña, pero una vez que dividí el tiempo en imágenes, sentí que era tiempo suficiente para contar algo más grande", dijo el creativo de la agencia Maud Deitch en un artículo de ThinkwithGoogle.

Crear luz



"La historia que elegimos contar, sobre una niña soplando sus velas de cumpleaños, puede desencadenar pensamientos y emociones, dejando al espectador con un deseo de mirar más. Eso es lo bello del storytelling", señaló la productora de la agencia que creó el video, TBWA/Chiat/Day en el artículo publicado por ThinkwithGoogle.

Amor moderno



"Las restricciones son importantes para la creatividad. Los obstáculos nos dicen hacia dónde ir y hacia dónde no", dijo el productor de la agencia creativa Droga5, Tony Xie en dicho artículo.

Vender el bote



"Mirando el video, nuestros cerebros no se sienten en realidad constreñidos por el tiempo. Las imágenes se sienten mucho más largas para mi en mi memoria. Tuve la sorpresa de aprender que un video de 6 segundos puede parecer mucho más largo para mi que cualquier otro video de 30 segundos que alguna vez haya hecho", expresó el productor senior de la agencia Leo Burnett, creativa del video, Topher Cochrane.

la precariedad del empleo y la educación del futuro


Hace años recibí una llamada de una buena amiga, en aquel ­momento presidenta de una empresa de telefonía. Me preguntó si en mi grupo de la Universitat de Barcelona estaríamos interesados en hacer una investigación sobre comportamientos de consumo de los jóvenes de Barcelona durante los fines de semana. Fue la primera vez que caí en la cuenta de las enormes posibilidades que ofrecían las ­bases de datos que tienen las empresas que se relacionan directamente con los con­sumidores.
Hoy esas posibilidades son utilizadas por empresas de nuestro entorno cotidiano: Amazon, Uber, Airbnb, eBay, Zipcar o Netflix. Muchas otras empresas de sectores tradicionales como la banca, los seguros, la salud o el retail se están sumando a esta forma de hacer negocios. En general, utilizan plataformas digitales que mediante algoritmos –una especie de gusanos matemáticos capaces de digerir millones de datos y encontrar relaciones entre ellos– pueden conocer casi todo sobre nuestras vidas, gustos y preferencias, casi mejor que nosotros mismos.
A esas actividades las llamamos “economía digital”. El concepto, sin embargo, va más allá de lo que hacen esas empresas. Abarca un cambio cultural en la forma de relacionarse entre la gente para satisfacer necesidades cotidianas de forma directa. Incluye la llamada sharing economy (economía colaborativa), la gift economy (intercambio gratuito de bienes o servicios) o la barter economy (economía de trueque). Nada nuevo en la historia de la sociedad. Pero ahora po­tenciadas por las nuevas plataformas di­gitales.
¿Trae la economía digital una promesa de progreso social y realización personal o amenaza con precarizar nuestras vidas ­laborales y la explotación comercial de nuestra privacidad? La respuesta depende del tipo de profetas a los que uno preste atención. Los hay mesiánicos, y también apocalípticos. En todo caso, hay dos cuestiones de in­terés: ¿qué tipo de cambios trae este tipo de economía para las formas de trabajo, la ­cultura moral y la organización social? ¿Cómo reducir sus riesgos y potenciar sus beneficios?

(Getty)
La economía digital amenaza con cierta precarización laboral. La digitalización permite contratar más trabajadores freelance, ocasionales y autónomos, que no trabajan en locales de la empresa. Son empleos que exigen total disponibilidad de tiempo pero no aseguran el trabajo. Es el caso de Uber, cuyos conductores son autónomos, sin contrato laboral. Lo mismo hacen otras empresas. Los anglosajones le han dado ya un nombre a este tipo de economía basado en el trabajo ocasional y autónomo: gig economy. Algunos pronósticos señalan que para el 2020 un elevado porcentaje del empleo en nuestras sociedades será de este tipo.
¿Es bueno o malo este cambio? Sus defensores hablan de que permite a los trabajadores un mejor equilibrio entre vida laboral y personal, según las preferencias de cada cual. Es posible. Pero me temo que este argumento trata de hacer de la necesidad virtud. Según una información publicada este mismo lunes por The New York Times, Uber utiliza información extraída de sus propias aplicaciones para diseñar trucos psicológicos que presionen a sus conductores a trabajar en los lugares que le interesa a la empresa y un mayor número de horas. Esos mismos trucos psicológicos los utilizan la mayoría de las plataformas digitales para crear adicción y engancharnos a sus productos.
Algunos hablan de una nueva cultura del capitalismo digital. Cultura entendida no en sentido artístico, sino antropológico. Es decir, el tipo de valores y prácticas que necesitan las personas para vivir y prosperar en estas condiciones de inestabilidad y fragmentación. Es verdad que este nuevo capitalismo es una pequeña parte de la economía. Pero hay que reconocer que tiene una gran influencia cultural.
El reto es importante para el tipo de compromisos que necesita una sociedad para funcionar armoniosamente. La gig economy representa, por ejemplo, un desafío para el sistema de pensiones contributivas: los freelance no cotizan cada mes, pero los pensionistas sí que cobran cada mes. Es también un reto para el tipo de lealtad entre trabajadores y empresas que requiere un proyecto empresarial de largo plazo. O ¿qué clase de educación es necesaria para enfrentarse a trabajos de corta duración y demandas laborales cambiantes?
El desafío es enorme. Se trata de aprovechar los beneficios que este tipo de economía puede ofrecer a los consumidores (mejores servicios, mejores precios, etcétera), evitando los riesgos (invasión de la privacidad, nuevos monopolios, precarización de la vida, etcétera). Algunos países ya han comenzado a enfrentarse a algunas consecuencias (derecho al olvido, derecho de los trabajadores a desconectar, defensa de los derechos laborales, etcétera). El objetivo es que la economía digital no sea sinónimo de vidas precarias.

Amaszonas apuesta fuerte al turismo en Uruguay

Gran expectativa se vive en Uruguay por la llegada del segundo avión de Amaszonas Uruguay. Significa nuevos mercados para el turismo de Uruguay. Hay hoy en Bolivia mucho mercado potencial para nuestras playas y mucha expectativa por unir dos países que no han tenido vuelos directos en mucho tiempo. 
Desde Marketingempresasciudades le auguramos un gran éxito en toda su gestión. 
En el marco de su plan de expansión desde su hub en Montevideo, la aerolínea Amaszonas Uruguay bautizará hoy en el aeropuerto de Carrasco su segunda aeronave.
El avión partirá sobre mediodía desde Cochabamba (Bolivia) y aterrizará hora 3.15 después para ser recibido por el tradicional arco de agua y comenzar a dar cumplimiento a la certificación que requieren las autoridades aeronáuticas de Uruguay.
El evento contará con la presencia del ministro de Transporte, Víctor Rossi.
“El segundo avión de Amaszonas Uruguay llega para fortalecer la actuales rutas y nuevas frecuencias que tiene previsto la empresa en su plan de negocios. Entre los nuevos destinos y rutas, tenemos planificado empezar en abril con avión y tripulación propia hacia Asunción y Santa Cruz. En mayo, está previsto que se incorpore Córdoba y se aumente una cuarta frecuencia diaria entre Montevideo y Aeroparque”, informó a El Observador Eddy Luis Franco, gerente de relaciones institucionales y comunicación del Grupo Amaszonas
El grupo –que está integrado por Amaszonas Uruguay, Amaszonas Bolivia y Amaszonas Paraguay– anunció a fines de diciembre al gobierno uruguayo un plan de expansión que cerrará en diciembre del 2018 con​ una nueva inversión por US$ 28,8 millones, que le permitirá contar con una flota de 10 aviones Bombardier CRJ 200 con matrícula uruguaya.
Para julio se sumará un avión más y se incorporará la ruta entre Aeroparque-Punta del Este y Montevideo-Curitiba. En tanto, para diciembre de 2017 la flota sumará otras dos aeronaves con el objetivo de reforzar las frecuencias mencionadas y sumar otros dos destinos en verano: Rosario y Florianópolis. El plan culminará en 2018 con la incorporación de otros cuatro aviones Bombardier.
Así se ampliará la malla de vuelos, con acuerdos interlineales y nuevas rutas desde Montevideo y Punta del Este a destinos en Brasil y Argentina (Foz de Iguazú, Santiago de Chile, Belo Horizonte y Brasilia, entre otros).
En 2015, el grupo Amaszonas negoció con BQB, integrante del holding Los Cipreses, propiedad del argentino Juan Carlos López Mena, y se quedó con su certificado de operador aéreo (AOC).
El gobierno espera que con la expansión de Amaszonas Uruguay y otras aerolíneas, el aeropuerto de Carrasco pueda superar este año el último récord de pasajeros que dejó la ex Pluna en 2011. Ese año, la exaerolínea de bandera transportó al 54% de los 2,2 millones de pasajeros que transitaron por esa terminal.

volar en low cost ahora en el Mercosur

Lograr la máxima efectividad operativa y pagar solo por los servicios que se utilizan. Este es el modelo que aplican las aerolíneas low cost para ofrecer precios bajos, que con su nacimiento hace más de dos décadas revolucionaron a las empresas aeronáuticas del mundo entero. En la actualidad, más del 40% de los vuelos dentro del continente europeo es a través de este tipo de compañías y en España la cifra trepa al 50%, según la subdirección General de Conocimiento y Estudios Turísticos de este país. Y va en aumento.
La obtención de esta elevada porción de mercado es producto de sus tickets aéreos a pocos dólares. Sin contar con casi servicios incluidos en el costo del pasaje, a veces se puede volar por menos dinero que un traslado en bus.
Esta tendencia, tan popular en los países del Norte, recién aterriza en el Cono Sur. En Uruguay apareció en el último semestre de 2016, cuando la aerolínea chilena Sky Airline inauguró la ruta Montevideo-Santiago de Chile. Comprando los pasajes con antelación, uno puede conseguir tarifas promocionales desde US$ 25 más tasas por tramo.
A este destino se suman otros con nuevos jugadores. A mediados de marzo, el gobierno argentino concedió para los próximos 15 años nuevas rutas aéreas para empresas de bajo costo. Entre los destinos otorgados están las ciudades de Montevideo y Punta del Este.
Las aerolíneas del país vecino que ofrecerán conexiones con Uruguay son Alas del Sur y American Jet. La primera podrá operar la ruta Córdoba-Buenos Aires-Rosario-Montevideo-Punta del Este. La segunda, Neuquén-Rosario-Buenos Aires-Punta del Este.

Puesta en práctica.

Por su parte, Alas del Sur planea volar con los modelos de aeronaves Airbus A320 y Boeing 737 de 180 plazas y con frecuencia diaria de Buenos Aires a Montevideo y a Punta del Este en temporada alta. Está en proceso de definición qué ocurrirá en los meses invernales con los vuelos al balneario esteño. El representante legal de Alas del Sur, Juan Carlos Vásquez, comunicó que al comienzo seguramente no serán diarios, pero que se incorporarán al tiempo. «A medida que tengamos un mejor servicio y una tarifa atractiva, las personas van a dejar de ir a Pinamar (ciudad costera de Buenos Aires) para irse a Punta. El mercado existe», acotó.
Lo mismo ocurrirá con la conexión con Córdoba, que se añadirá más adelante, donde el actual tráfico hacia y desde esa ciudad a Uruguay es «casi nulo», según el representante legal de la aerolínea.
La elección de las aeronaves no es casual. La capacidad de este tipo de aviones permite una venta superior de pasajes y, por ende, que descienda el costo por asiento para que sea rentable el viaje.
«La competencia en Montevideo hoy es Buquebus. Para quitarle un cliente a esa empresa, tenés que ofrecer servicio y tarifa acorde a lo que estás dejando de lado. Para eso necesitás un costo bajo por asiento», detalló.
El pasaje que conectará ambas capitales costará unos US$ 30 más tasas por tramo. El precio aproximado de Montevideo a Córdoba será de US$ 150 más tasas por tramo. Al comienzo pretenden captar entre un 5% o 10% del market share y ganar una porción de mercado mayor de forma paulatina. Vásquez entiende que existe mucha competencia con el destino Montevideo. «Tendré que dar un diferencial (con respecto a las aerolíneas y Buquebus). Eso es esencial», expresó.
En el caso de American Jet, los vuelos partirán del aeropuerto de Laguna del Sauce y arribarán a la ciudad de Neuquén. Contempla utilizar aeronaves más pequeñas, como la ATR 42, con una capacidad máxima de 50 pasajeros. El Empresario se comunicó con American Jet para obtener más detalles, pero la empresa prefirió no brindar datos sobre sus planes por el momento.

Sky se reconvierte.

La aerolínea chilena Sky, que opera desde el 12 de septiembre en Uruguay, anunció la semana pasada que se convertirá en una empresa 100% low cost. «Buscamos que aquellas personas que viajaban en bus comiencen a migrar al avión, también que aquellas personas que viajaban una o dos veces por año ahora lo hagan con mayor frecuencia», dijo el subgerente de Comunicaciones de la empresa, David Fuentes.
Ahora los clientes podrán decidir por cada servicio a elegir. «En concreto, en nuestros vuelos hay 150 viajes diferentes. Antes todos los pasajeros eran iguales», ahondó.
En la actualidad, los vuelos de la firma a Montevideo representan un 2% de su oferta total. Fuentes opinó que la incorporación de nuevos jugadores favorecerá al sector, ya que obligará a todos los actores a ser más innovadores para ofrecer un buen servicio al menor costo. Agregó que al sumarse competidores los mercados siguen creciendo y cada vez más personas buscarán viajar.

Esperar el turno.

Flybondi es otra de las aerolíneas de bajo costo que solicitó rutas para conectar Argentina con Uruguay. No obstante, aún no se las aprobaron. Al tratarse de una empresa nueva, sin contar todavía con aeronaves, debe acreditar su capacidad técnica para operar.
Más allá de las locales, el destino sudamericano está atrayendo a compañías de todas partes del mundo. La aerolínea de origen noruego Norwegian Air Shuttle prevé ofrecer vuelos directos entre Barcelona y Latinoamérica a fines de este año, según comunicó su fundador Bjorn Kjos a la agencia EFE.
Los primeros destinos latinoamericanos que la low cost baraja operar en Barcelona son Argentina y Chile, los mismos que planea inaugurar, también en 2017, desde capitales europeas como Oslo, Londres o París.
Ante las consultas de El Empresario, un vocero de la compañía aseguró que si bien Uruguay no está en los planes inmediatos, se están «explorando continuamente otras nuevas oportunidades de rutas».
«Como una aerolínea ambiciosa con una enorme cantidad de aviones, no hemos hecho secretos nuestros planes de expandir nuestras operaciones a otras partes del mundo, incluyendo al mercado de Sudamérica que se caracteriza por poca competencia y altos precios», añadió.

Captar público.

El interés de las aerolíneas argentinas de conectar con ciudades uruguayas responde a que se genera mucho tráfico entre ambas. En 2016, el país recibió 2 millones de visitas de la vecina orilla, según datos difundidos por el Ministerio de Turismo (Mintur).
En el caso de Montevideo, es una plaza comercial fuerte para Argentina y se genera un turismo de negocios. Punta del Este, en cambio, es un destino de descanso que recibe a muchos turistas de la vecina orilla en los meses de verano.
Pese a su claro potencial, la noticia del arribo de las low cost generó sorpresa e impaciencia a nivel local. Las autoridades uruguayas declararon ante la prensa no tener detalles al respecto ni haber recibido un planteo formal para comenzar el trámite que permita operar a esas aerolíneas en el país.
Aunque no cuentan con información al respecto, desde el Mintur ven como positivo la incorporación de nuevos jugadores. «Todo lo que sea mejorar las comunicaciones es atrayente e interesante», declaró un vocero del organismo.
Por su parte, el director general de Aviación Civil de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia), Pablo Simone, notificó que al momento ninguna empresa se presentó ante su organismo para solicitar nuevas rutas o frecuencias. Sin embargo, apuntó que tienen la capacidad edilicia e infraestructura para hacer frente a esta futura situación.
El representante legal de Alas del Sur arrojó luz en este punto al aclarar que, para poder operar, habrá que esperar unos 10 meses. La demora se debe a que, una vez otorgadas las rutas, tienen que tramitar el Certificado de Explotador de Servicios Aéreos (CESA) en Argentina para que les habilite a volar. Estiman que este proceso tarde seis meses.
Acto seguido, deberán ir a la organización mundial de líneas aéreas regulares, la Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA), para obtener un código que permitirá crear el sistema de reserva. Esto puede tardar unos tres o cuatro meses más.
En simultáneo, deberá hacer el trámite correspondiente para volar al país de destino, en este caso Uruguay. Una vez finalizados todos los procesos, la compañía dispondrá de todos los requerimientos para ejecutar las rutas.
Solo resta esperar a que aterricen las propuestas de las aerolíneas, que continúan en el aire.

Treparse a la ola.

Para el experto Santiago García Rúa, exgerente de Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas, las empresas que operarán en Uruguay no entran en la categoría low cost. En su opinión, son aerolíneas tradicionales que especulan con cobrar las tarifas más baratas posibles. «La gente piensa que las empresas aéreas de ‘bajo costo’ son las que dan tarifas reducidas y te cobran el sandwichito», graficó.
Además del clásico sistema de pagar por los servicios a utilizar, lo que distingue a este tipo de empresas es la búsqueda por la máxima eficiencia para trasladar a una persona de un punto a otro. Entre los aspectos claves para lograrlo, hay que tener aviones nuevos para lograr una productividad de vuelos de 20 horas diarias. «Tienen que estar siempre en movimiento. El avión parado cuesta plata», aseguró.
Por otro lado, debe haber solo un modelo de avión para tener stock de repuestos únicos, que se compran al por mayor, lo que facilita la tarea de mantenimiento. En esta misma línea, si existe un mismo tipo de aeronave, todos los pilotos del staff sabrán volarlo. Por último, señaló el hecho de que tendrían que usar aeropuertos secundarios como sucede en otras partes del mundo. Estos tienen costos de servicios y tasas inferiores. No obstante, entre las que se presentaron, solo Flybondi contempla esta posibilidad.
«Cumpliendo con todos estos aspectos, se empieza a lograr verdadera eficiencia», subrayó.

innovación en bebidas refrescantes en Uruguay

Una bebida disruptiva que se ofrecerá como una opción saludable para que se continúe optando por gaseosas
Por María Inés Fiordelmondo


El sabor de este refresco burbujeante resulta algo difícil de explicar con palabras. Y es que las mezclas de yerba mate con jengibre y limón, o del pomelo con jazmín en una gaseosa refrescante, se convierten en algo sorpresivo para cualquier paladar. 



Eso explica en parte la identidad de Jariola, un refresco que busca caracterizarse por su autenticidad y exclusividad.



Encontrarse con las mismas marcas masivas como única opción es lo esperado cuando se está en un restaurante, en un bar o hasta en un supermercado. Pero Jariola aparece como una opción disruptiva dentro del sector de las gaseosas. El emprendimiento creado por Mariano Mazzolla (40) surgió como una manera de "dar poder" al consumidor para aquel momento en que se desea beber algo distinto. Al mismo tiempo, como se trata de un refresco sin químicos ni conservantes, se ofrecerá como una opción saludable para continuar con la apuesta a los refrescos con gas.


"Me gusta la idea de que, cuando querés tomar algo distinto, exista la opción. Es darle más poder al consumidor". Mariano Mazzolla, Fundador de Jariola.



"Cuando la gente quiere algo saludable se termina pasando a otra categoría, la de los jugos y los té helados. No existe la posibilidad de elegir un refresco burbujeante que sea saludable y con otras cualidades", contó Mazzolla. La idea inicial de Mazzolla fue la de lanzar Jariola como un refresco de frutos nativos. Como pasó la temporada de los frutos necesarios, decidió avanzar igualmente con su proyecto, y cambió los frutos nativos por sabores autóctonos. "Yerba mate, limón y jengibre" y "pomelo y jazmín" son hasta el momento las dos opciones de Jariola. Arazá y guayabo será la primera mezcla de sabores a elaborar de frutos nativos. 



El nombre Jariola fue el elegido por varias razones. Por un lado, por tratarse de una palabra típica uruguaya. Según el diccionario popular uruguayo, la palabra se utiliza como una negación ante algo dicho anteriormente. Pero Mazzolla confesó que le pareció atractiva por su terminación, similar a la de las marcas más globales de refresco. 


Camino emprendedor


Cuando Mazzolla inició su carrera profesional era un joven con un futuro prometedor dentro de las oficinas de Coca-Cola. Pero su personalidad inquieta lo llevó a abandonar la multinacional para ir más allá. Trabajó como responsable de la unidad de negocios de Uruguay para la revista Rolling Stone, y luego para marcas de cerveza, vino y whisky. 



En 2013 inició su camino emprendedor o "3.0" –como le llama– cuando creó el club de cervezas artesanales "Underground" y, posteriormente, la cerveza "Bizarra". Tras haber dejado la compañía global de refrescos, tuvo sus altos y bajos. "En esa ruptura, por momentos me preguntaba si había errado", contó. Hoy asegura que el tiempo le confirmó que tomó la decisión correcta. La parte que extraña Mazzolla de su vida de oficina, evaluó, es la certeza. Sin embargo, asegura que esa falta de seguridad económica del emprendedor es el factor motivante: "Vos sos el que provee. Y si no hacés, no ganás". A su vez, dijo que cuando era estudiante, la facultad preparaba para "ser un valor dentro de una empresa. Hoy en la facultad hay materias sobre emprendedurismo", agregó. 


Apoyo en comunidad


Jariola será lanzada al público el 15 de enero. La producción de la bebida es tercerizada a una planta ubicada en Canelones. 



El hecho de que Mazzolla proviniera del sector de las bebidas le abrió muchas puertas. Es así que los clientes de sus otros emprendimientos ahora se encuentran esperando el lanzamiento de Jariola para ofrecerlo en sus locales. "Vengo del lado de la cerveza artesanal donde hay un poco de esa rebeldía contra las empresas grandes y apoyo al esfuerzo del chico", apuntó Mazzolla. Asimismo, contó que por el tipo de público al que atienden sus locales "amigos", no quieren ofrecer refrescos comunes.



Mazzolla recibe el apoyo de la incubadora Sinergia, de Uruguay XXI y está siendo evaluado por la ANII en la espera de recibir un capital semilla de US$ 25.000. El emprendedor indicó que si resulta financiado por ANII, utilizará el capital para la promoción de la marca y desarrollo de los sabores. 


Ocasiones de consumo


Por el momento, el objetivo de Mazzolla es captar una porción del mercado uruguayo. Para la primera etapa, consignó que la mejor manera de crear la marca y captar a su público objetivo, es mediante las ocasiones de consumo. Así, el emprendedor argumentó que se logra "hacer crecer la marca de manera lenta pero sólida". 



"La gente prueba, recomienda y llega a ser un valor agregado saberlo. Vas haciendo que se cree una imagen sólida a escala de lo que puedo abastecer", añadió. No obstante, la posibilidad de exportación está latente. Para esto, Mazzolla explicó que se necesita pensar en la capacidad de producción y respuesta del mercado. "La exportación requiere un manejo de escalas distintas del que estamos preparados para enfrentar hoy". Fuera de fronteras, Mazzolla planea lanzar Jariola en Brasil y Perú, donde tiene contactos. Una de sus aspiraciones, es que Jariola sea utilizado para mixers en coctelería. Incluso ya está pensando en algunos nombres como "Vodkariola" para un trago con vodka, o "Jariolinha" como variante de la caipirinha. 



Twitear


Cambiar el paradigma, de los feriados

Cómo los fines de semana de tres días pueden ayudar a salvar el mundo

Está comprobado que esta medida puede ayudar a cuidar el medio ambiente y la economía


Un día más de fin de semana no sólo puede servir para desconectar del trabajo, sino para ahorrar energía.
Un día más de fin de semana no sólo puede servir para desconectar del trabajo, sino para ahorrar energía.. Foto: THINKSTOCK
102
¿Quién no disfruta un día feriado?
Es un día más para pasar tiempo con la familia, un día más para viajar a otro lugar, un día más para desconectar del trabajo...
Ahora bien. Imaginá si en vez de tener unos cuantos días feriados aislados en el año, tuviéramos tres días de fin de semana todas las semanas.
No sólo se trata de una idea atractiva, más allá de las posibilidades de diversión que brindaría un día extra: también podría ser una medida fácil para mejorar radicalmente el medioambiente y nuestra economía.
Menos horas de trabajo equivale a menos gasto de energía.
Menos horas de trabajo equivale a menos gasto de energía.. Foto: PA
Efectivamente, según los economistas David Rosnik y Mark Weisbrot, por lo general una reducción de horas de trabajo está relacionada con una reducción del consumo de energía.
De hecho, si los estadounidenses siguieran los mismos patrones de horas de trabajo que los europeos, de sólo 40 horas a la semana, en Estados Unidos verían una reducción del 20% del uso de energía, y por consiguiente de emisiones de carbono.
Y con sólo cuatro días de trabajo laboral a la semana también se reducirían grandes cantidades de emisiones de carbono producidas por los traslados del hogar al trabajo.
En un momento en que debemos cortar masivamente la emisión de los gases que contribuyen al calentamiento global, institucionalizar fines de semana de tres días podría ser la forma más sencilla y elegante de hacer que nuestra economía sea más amigable con el medioambiente.

El caso Utah

Esta es una idea que ya se ha puesto en práctica.
En 2007, el estado de Utah, en Estados Unidos, redefinió las semanas laborales de sus empleados públicos extendiendo las horas de lunes a jueves para eliminar las de los viernes.
Varios estudios indican que reduciendo las horas de trabajo se pueden evitar afecciones de salud relacionadas con el trabajo
Varios estudios indican que reduciendo las horas de trabajo se pueden evitar afecciones de salud relacionadas con el trabajo. Foto: THINKSTOCK
En sus primeros diez meses de puesta en práctica, el estado ahorró al menos US$1,8 millones en gastos de energía.
Menos días de trabajo significó menos gastos de luz en las oficinas, menos consumo en aires acondicionados, así como menos tiempo utilizando computadores y otros equipos.
Por un día a la semana, miles de personas -trabajadores públicos- pudieron quedarse en sus casas.
Así que si se incluye la reducción de gases efecto invernadero de los viajes ahorrados, el estado estimó un ahorro de más de 12.000 toneladas de CO2 al año.
Al parecer, la clave es pensar en ese viernes como el primer día del fin de semana, y no como un día laboral en el que no se trabaja
Al parecer, la clave es pensar en ese viernes como el primer día del fin de semana, y no como un día laboral en el que no se trabaja. Foto: THINKSTOCK
A pesar de estos beneficios, sin embargo, en 2011 el gobierno de Utah se vio obligado a abandonar esta medida tras quejas de residentes por no tener acceso a los servicios los viernes.
Pareciera que este tipo de medidas debe estar acompañado de un cambio en nuestras expectativas para los viernes y pensar en ese día como el primero del fin de semana, y no un día de la semana sin trabajo.
No obstante, la experiencia de Utah muestra que, si se replica en todo el país, una semana de cuatro días podría significar grandes progresos hacia una economía que haga menos daño al medio ambiente.
Y todavía puede haber más beneficios: trabajar menos días podría mejorar el "balance trabajo-vida" y ayudar a restaurar nuestra salud mental y bienestar físico.

El caso de Suecia

"Cuando vemos la forma en que llevamos nuestras vidas, el estrés que están sufriendo las personas, la presión sobre el tiempo y las ausencias por enfermedad y salud mental relacionadas al trabajo, vemos claramente que es un problema importante", dijo al diario The Guardian el profesor John Ashton, ex presidente de la Facultad de Salud Pública del Reino Unido.
Tres días de fin de semana ayuda a la socialización
Tres días de fin de semana ayuda a la socialización. Foto: THINKSTOCK
Así que tres días de fin de semana nos daría más tiempo para actividades sociales, cuidar a los niños y personas mayores, así como comprometernos más con la comunidad.
En 2015, en Suecia se hicieron varios experimentos en el que redujeron las horas de trabajo y, como resultado, se dieron menos bajas por enfermedad y una mayor productividad.
Así que dirigir un aumento en la eficiencia económica hacia un incremento de tiempo libre y reducción de energía de consumo, en vez de producir más cosas, podría crear un mundo mejor y más seguro desde la perspectiva del cuidado del medio ambiente.
Aunque, ante esta premisa, puede haber una objeción obvia: ¿nos lo podemos permitir?
¿Podemos permitirnos trabajar menos?
¿Podemos permitirnos trabajar menos?. Foto: EPA
Existen serias razones económicas y tecnológicas para que los gobiernos, partidos políticos, consultoras y movimientos sociales empiecen a pensar en promover un fin de semana de tres días.
Recientemente, el antropólogo de la London School of Economics David Graeber expuso su teoría sobre cómo muchos de los trabajos que existen actualmente son innecesarios.
Para Graeber, la predicción que en 1930 hizo el economista John Maynard Keynes, sobre un fin del siglo XX en el que los humanos solo estén trabajando 15 horas a la semana gracias a los avances tecnológicos, debió haberse hecho realidad.
Pero no fue así.

Presencia vs productividad

De hecho, algunos economistas han sido conscientes de las horas redundantes en muchos días laborales en las que hay empleados "infrautilizados" en sus lugares de trabajo pero que son incapaces de salir debido a una cuestión de "presencia" en la oficina.
En vez de trabajar más horas por poco beneficio productivo, deberíamos acomodarnos a una semana más corta y ayudar a salvar tanto el planeta como nuestro propio bienestar.
Y mirando más a largo plazo, se prevé que una nueva ola de automatización en el lugar de trabajo -con sistemas avanzados de robótica e inteligencia artificial- reemplazará en las próximas décadas el 47% de los empleos actuales en Estados Unidos y el 54% en Europa.
Para los expertos, el avance tecnológico nos debería permitir disfrutar más días libres.
Para los expertos, el avance tecnológico nos debería permitir disfrutar más días libres.. Foto: THINKSTOCK
En estas circunstancias, donde habrá mucho menos trabajo disponible, instaurar políticas como fines de semana de tres días será esencial para que la vida bajo estas cambiantes condiciones económicas se pueda vivir.
Tal y como Nick Srnicek y yo hemos expuesto en nuestro libro Inventing the Future: Postcapitalism and a World Without Work ("Inventando el futuro: poscapitalismo y un mundo sin trabajo"), la automatización nos ofrecerá el prospecto de un muy distinto mundo laboral.
Más automatización hará que los procesos de producción sean más eficientes, se utilice menos energía y menos mano de obra humana hasta que, eventualmente, estemos liberados del trabajo.
La clave para obtener los beneficios de la automatización sin que haya una dislocación social drástica depende en parte del desarrollo de políticas que funcionen para compartir esos beneficios.
Esto significa una semana de trabajo reducida gracias a un fin de semana más largo, junto con un salario básico universal.
Nada de esto sucederá de la noche a la mañana.
Pero si este 2 de enero tocó feriado en tu país, y estás leyendo este artículo desde casa, piensa que no sólo estás disfrutando de un día más de diversión, sino que estás ayudando a combatir el cambio climático.
*Alex William es profesor de sociología. Escribió este artículo para el sitio académico The Conversation
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails