Definimos el producto

Lo que un empresario u organización venden son productos determinados ya sea físico o intangible (servicio) que provocan en los consumidores reacciones diferentes en el entorno en que se realicé.
Esta semana comentaremos los pasos para comenzar a lanzar una idea de productos o servicios.

¿Qué es un producto?

Algo capaz de satisfacer el deseo provocado por una necesidad.

Un producto es un bien con características tangibles a través de las cuales puede satisfacer necesidades y deseos de los clientes. Las características tangibles o físicas de los productos son por ejemplo, su peso, su tamaño, etc. Entre tanto, las características intangibles hacen referencia a lo que el cliente percibe de él, como por ejemplo prestigio, durabilidad, exactitud, etc.

Las características del producto son inherentes a él y son las que dan lugar a las percepciones del cliente.

Podemos definir también como producto cualquier cosa que se recibe en un intercambio; es un complejo de atributos tangibles que incluyen productos o beneficios, funcionales, sociales, sicológicos.

Veamos algunos ejemplos: un producto en empaque barato produce en cliente una percepción de que el producto es de baja calidad aún con un nombre conocido. Un reloj con marca desconocida y en un estuche elegante el cliente lo percibe como un producto fino, de prestigio y con clase de una nueva generación de marcas a descubrir. Desde el punto de vista del empresario que crea el reloj, el producto es el bien físico o intangible que se ofrece al mercado, con atributos como la imagen, la calidad, el precio, el diseño o las características técnicas, aunque hoy es necesario incluir el servicio post venta, el asesoramiento al cliente y las cláusulas de garantía. Estos atributos en el primer caso del reloj barato deberán ser muy destacados y en el segundo caso del reloj bien presentado, la propia imagen creada dará por descontado la garantía y problemas posteriores. También podemos describir un producto global pero adaptado a las necesidades locales, nacionales, regionales o a caso, escribir en Catalán las instrucciones es requerido por la Generalitat pero, ese producto solo será vendido en Cataluña o estará como un idioma más. Sin dudas que solo catalán es mejor atributo aquí que en otra parte. Estas diferencias en el envase, etiqueta, colores, peso, cantidad, e incluso en el mismo producto se deben adaptar a las necesidades o requerimientos del consumidor local, porque es necesario entender que debemos vender lo que nos quieren comprar y no a la inversa, es más sencillo adaptar un producto al consumidor que el camino inverso.

Los productos son susceptibles de un análisis de los atributos tangibles e intangibles que conforman lo que puede denominarse como su personalidad, a los efectos de elaborar la estrategia del marketing que nos permita posicionar el producto en el mercado de la forma más favorable.



No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails