Negocios para encontrar parejas, una fuente de ingresos de emprendedores celestinos.

Miles de negocios hoy se basan en los singles, encontrar pareja, sacarlos a pasear, organizar actividades y otros muchos emprendimientos parten de está segmentación. En Estados Unidos se desarrolla la red para actividades de búsqueda de pareja.
Se acabó eso de salir de noche a la caza de una pareja más o menos formal cuyo intento suele quedarse en un encuentro fugaz y una despedida a lo «si te he visto no me acuerdo». ¿Para qué tanta energía cuando hay alguien que puede hacer el trabajo por nosotros? Eso deben pensar los estadounidenses, quienes, entre sus rutinas, tienen la de comprobar las citas que un portal de internet les sugiere a diario.

¡Bienvenidos al maravilloso mundo de ligar por la red! ,todo un arte que se ha filtrado entre la cultura popular como una práctica de moda. Y de lo más extendida. De hecho, el último estudio de la consultoría Jupiter Research predice que la industria crecerá de 900 millones de dólares en el 2007 a 1.900 millones para el año 2012.

El portal match.com, el mayor espacio de citas internacional, alcanzó sus máximas ganancias cuando Wall Street presentaba sus números más bajos. Estos datos llevaron al director ejecutivo, Greg Blatt, a adoptar en sus discursos la sentencia de que no había «recesión en el amor».

Pero, ¿cuáles son las claves del éxito de estos espacios? Seriedad, comodidad por la falta de tiempo entre interminables jornadas laborales, y cierta garantía de éxito. Tanto es así que la mayoría de los usuarios pagan una cuota mensual con el fin de asegurar que más pronto que tarde hallarán su media naranja.

Quizás su gran popularidad se deba al lema de «ya no eres nadie si no tienes un perfil en estas páginas», lo que indudablemente asegura que los candidatos/as a tu corazón sean personas socialmente conocidas como «normales», rompiendo el mito de que solo liga por internet quien no puede hacerlo en un bar.

Infinidad de opciones

La oferta de este tipo de empresas digitales se caracteriza por su infinidad de opciones, desde páginas dedicadas exclusivamente a los gais a otras para personas casadas, pasando por portales según tu religión o tus hábitos gastronómicos. «Me apunté a una página de citas para vegetarianos por curiosidad», dice Bryan Buchanan de Carolina del Norte, cuya primera compatibilidad se convirtió en su última novia.

Al preguntar qué empuja a uno a contratar estos servicios, el joven de 27 años no duda al responder: «La gente está muy ocupada con sus trabajos, sus vidas, como para salir a la búsqueda de una pareja. Prefieren aligerar este proceso y salir con alguien que comparta sus intereses en vez de mantener una conversación en un bar con alguien elegido al azar».

Según el director ejecutivo de eharmony.com, una de las compañías de citas más prestigiosas del país, los argumentos de Bryan no van nada desencaminados. «Cuando uno se da de alta en el portal, nos cuenta cosas sobre él mismo en vez de lo que busca», dice Greg Waldorf, quien añade que su éxito no radica en «emparejar a personas con ciertos pasatiempos». «Todo gira alrededor de la compatibilidad», remacha, una afinidad que la compañía prepara con un cuestionario de más de una hora de duración entorno al aspecto físico, nivel intelectual, virtudes y todo tipo de intereses que uno se pueda imaginar, desde religiosos hasta aspiraciones vitales.

Discreción absoluta

Más allá de los portales de citas, recientemente han aparecido otras modalidades para encontrar pareja que recuperan la esencia de la alcahueta medieval. Este es el ejemplo de la firma It’s just lunch, (solo es un almuerzo) donde un especialista se encarga de conocer personalmente a él, luego a ella y finalmente concreta un encuentro. Nada de fotos colgadas en la red o perfiles públicos con la confesión de tu peso o rango salarial. Todo queda en una discreción absoluta y en un ambiente libre de presiones sociales. Eso sí, los precios de estos servicios se elevan a 1.800 dólares al año con una garantía de 12 citas.

Lo último en el mercado de ligar por Internet son los Cyber-Cyranos de Bergerac, donde un asistente virtual se encarga de ir actualizando tus datos y responder los mensajes de tus posibles compatibilidades por una mensualidad de entre 147 y los 1.200 dólares.


Fuente El Periódico por  ANNA GIRALT desde Miami

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails