Siempre hay un vivo para matar a una idea sustentable y necesaria


El fraude del IVA pone en peligro el sector del CO2


El fraude que ha sacudido al mercado de carbono en relación con el pago del IVA y que alcanza los 5.000 millones de euros pone en peligro el futuro de esta bolsa.


La sombra de la duda sobrevuela sobre una bolsa que, aunque está regulado, no cuenta con un organismo que supervise las operaciones. Además, no está claro cómo funciona cada operador.


El mercado europeo de derechos de emisión de gases contaminantes, que mueve unos 90.000 millones de euros al año, ha sufrido una estafa desde mediados de 2008 por el llamado fraude carrusel.


La legislación europea exime del pago del IVA a las empresas que realizan transacciones intracomunitarias. Las compañías estafadoras estaban instaladas en un país europeo y compraban en otro país cupos de emisiones, que estaban así exentos de IVA. Las cuotas se vendían luego a empresas del primer país, esta vez con IVA. Los vendedores se quedaban con el valor del impuesto, en vez de entregarlo a la Administración fiscal.


Modificación

España, Francia, Reino Unido y Holanda modificaron sus respectivas legislaciones sobre IVA para poner coto al fraude. Sin embargo, muchas compañías españolas podrían haber participado en la compraventa ilegal hasta que se produjo el cambio regulatorio a finales de octubre de 2009.


Este fraude ensombrece el destino del mercado de emisiones, que, además, se juega su futuro estos días en la Cumbre de Copenhague, que tiene por objetivo encontrar un sucesor al Protocolo de Kioto. Aunque es un mercado estructurado y regulado desde Bruselas, y cuenta con registros nacionales de derechos de emisión, no tiene un supervisor de las operaciones.


Esta bolsa se puso en marcha en Europa para que las compañías redujesen su contaminación. Se les concedía un cupo de emisiones por instalación y todas las emisiones por encima de esa cuota tenían que ser compradas en derechos de carbono.


Existen dos grandes bolsas de derechos en Europa: Bluenext en Reino Unido y ECX en Francia, que mueven alrededor de un 90% de todos los derechos que se comercian en la UE. La versión española es SendeCO2, que tiene un margen de entre un 2% y un 5% de las transacciones comunitarias. Cada operador establece los requisitos necesarios para comprar o vender y tiene su propio sistema para evaluar a los que participan.


El mercado europeo de derechos de emisión mueve unos 90.000 millones anuales

Para el futuro, parece que la tendencia es crear un mercado global, ya que los mecanismos de reducción de emisiones son también internacionales. Sin embargo, hay dudas de la viabilidad de esta propuesta, sobre todo cuando es muy probable que en Copenhague no se alcance un acuerdo internacional vinculante.

Publicado el 11-12-09 , por G. Escribano en Expansión

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails