para entender la suba o la baja del precio del petroleo


El autor SPENCER JAKAB | del WSJnos describe el sistema de que hace subir o bajar el precio del petroleo, vale la pena su lectura.
EL Juego del mercado de petróleo global guarda ciertas similitudes con el póker: nadie quiere retirarse mientras pierde.

Esto es algo que los inversores deberían tener en cuenta mientras reflexionan sobre los continuos vaivenes del precio del crudo. También conviene que tengan presente el papel que desempeña Arabia Saudí en el juego.

Riad, sin ayuda de nadie, sigue teniendo la capacidad de impulsar una recuperación parcial de los precios del crudo. El fuerte repunte de los precios el pasado jueves tuvo su origen en los comentarios del ministro de energía ruso que aseguró que los saudíes ayudarían a mejorar la situación si recortaran la producción un 5%. Las declaraciones no tardaron en generar una subida de los precios del crudo. Los grandes productores de petróleo se están viendo muy afectados por los actuales precios, que han bajado casi un 7% en lo que va de año y un 70% desde su máximo de 2014. Por si fuera poco, Arabia Saudí no solo ha perdido un par de cientos de miles de millones de dólares, sino también cuota de mercado. De momento, las pérdidas de Riad se deben en gran parte a la producción de hidrocarburos no convencionales pero, a partir de ahora, el responsable podría ser uno de sus principales adversarios: Irán. La potencia chií está aumentando su producción a raíz del levantamiento de las sanciones, lo que dificulta que su rival suní, Arabia Saudí, pueda tomar la iniciativa en recortes de producción.

Rusia, por su parte, está bombeando más crudo que nunca, aunque seguramente le resulte difícil mantener el ritmo actual debido a la falta de inversiones en los yacimientos de Siberia, muy antiguos. El consejero delegado del gigante petrolero ruso Lukoil pronosticó hace poco que la producción rusa caería en 2016 por primera vez en varios años. Desde el punto de vista político, Rusia apoya activamente a Irán en el conflicto sirio. En otras palabras, Moscú tiene las peores cartas y los saudís lo saben. Esto, sin embargo, no supone un punto muerto permanente. Los jugadores que se han sumado más tarde al juego son los productores de EEUU, que aumentaron la producción del país un 80% entre 2008 y 2014.

Pero la producción de hidrocarburos no convencionales seguirá reduciéndose a los actuales precios, a medida que las empresas recortan el gasto y, en algunos casos, acaban en quiebra. Por si fuera poco, las millonarias inversiones que las empresas privadas han aplazado pronto empezarán a afectar a la producción. Las dificultades que atraviesan las petroleras privadas podrían contribuir a equilibrar el mercado, aunque llevará tiempo. Las propuestas de Rusia que incluyen concesiones políticas y militares podrían convencer a los saudíes para que tomen la iniciativa en los recortes de producción. Por ahora, la política, si no la economía, hace pensar que los saudíes seguirán apostando todo. Eso contribuiría a controlar una inmediata recuperación de los precios del crudo.

Lea el artículo original publicado en The Wall Street Journal Oil-Price Poker: Why the Saudis Won't Fold 'Em

Más información en www.europe.wsj.com

©2015 Dow Jones & Company, Inc. All Rights Reserved

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails