El año 2011 es un mal año o el mejor de la próxima década.

Es un año el que viene que merecemos tener mucha atención. Los indicadores nos hablan y nos muestran que los momentos que viviremos serán muy complicados si apostamos por una mejora de nuestra economía y de nuestro estado de ánimo para poder consumir.
Los primeros meses no tendrán cambios en muchas empresas que han reducido todas sus acciones en buscar efectividad y lograr bajar presupuestos para mantenerse en una posición de expectantes para jugar en el momento oportuno. Si deberán valorar cambiar estrategias ya que el crédito o sea  los clientes deben pagar por nuestros servicios y productos deberán estar bien controlados ya que el riesgo de impagos será mayor.
Las empresas que han visto la oportunidad ante la caída de los competidores, que impulsados por sus buenos comienzos en años de crisis y deciden seguir creciendo deberán recordar que el rendimiento marginal decae si solo si no cuidamos algunas variables y el riesgo puede crecer exponencialmente ante una posible rentabilidad. Si han caído muchos en su sector debemos analizar errores y evitar cometerlos.
Las empresas que apuestan por la creatividad, la innovación, diferenciación tendrán un año muy bueno para comunicarlo y dejan puertas interesantes para abrir en el futuro. La creatividad es la fuente de éxito para el 2011.
Las empresas que cierran por distintos motivos difíciles y angustiantes en estos momentos  deben asumir el reto de poder volver a la acción. Recordar que lo hicieron bien y que los momentos son muy cíclicos. Estamos escribiendo que se creó trabajo en distintas circunstancias y ahora han cambiado. Lo bueno es que debemos empezar de cero y crear prosperidad con más sustentabilidad. Las deudas nos agobian y las soluciones no llegaron, empezar de cero en otro lugar, con lo que pueda rescatar de su experiencia le facilitará el comienzo.
Las ciudades deberán asumir otro reto, el número de pobres crecerá, los parados también y deberán gestionar la alimentación, el mantener esperanzados a sus ciudadanos y crear oportunidades para que no comience el espiral de decadencia impredecible si no se actúa de inmediato.
El sistema es hoy muy perverso e incierto. Los números cuantitativos no dejan duda de lo más crudo y malo está por venir. Le propongo algunos deberes, propósitos para el 2011.
¿Ha pensado en buscar otros mercados a sus ideas?
¿Sus ideas están acordes a un mercado bajo de consumo?
¿Sabe proponerse nuevos retos?
¿Qué va a hacer para crecer en el 2011?
Las respuestas a estas 4 preguntas le darán reflexión y tendrá un avance de un plan de acción.
Decir la verdad es proponer sinceridad y no falsas expectativas, equivocarse en el diagnóstico puede ser cierto si se dan cambios importantes en el país, pero amigo lector, no vemos bajar el déficit fiscal rápido, no creceremos lo pensado, las subas de insumos básicos serán mayores y el desempleo crecerá más. La pobreza e indigencia aumentará y los impagos crecerán más.  Si no se da nada de esto que intuyo. Pues  será un gran año. Ojala no pase nada de esto y me equivoque mucho.
La imagen está tomada de un centro comercial de Barcelona que ilustra como ha sido o sera el año. 
Jacobo MALOWANY

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails