No todo es trabajar, también debemos crear valor añadido a nuestro nombre para crear éxito

Las personas debemos tener arte para resolver situaciones inesperadas, la iniciativa  a las cosas antes que sucedan y la creatividad para enfrentar la realidad. Muchas veces en el trabajo no son cosas que hacemos para conseguir una recompensa.
Dirigir nuestras propias vidas, para mejorar en cosas que nos importan, para hacer una contribución a la sociedad que nos rodea. 
Estoy  preocupado por poner cada día una nota que ayude a emprendedores, estudiantes, profesionales y profesores a tener una idea de negocios . Mi recompensa es sólo saber que alguién más que yo las lee. Muchas veces me preguntan ¿Por qué haces esto? Contesto: Porque es divertido, es interesante, es significativo.  Escribir, copiar y pegar para otros no es importante, para mi es mi propia recompensa.
En el mundo en que he crecido y vivo, si no hay una motivación externa (un premio, un pago, o al menos, una palmadita en la espalda), entonces ¿por qué molestarse?.
Si debemos hacer algo más siempre aunque sea por nuestro propio ego.
Jacobo Malowany

Les dejo la nota de hoy que resume muy bien estos conceptos.


Estamos rodeados de burócratas, lectores de tutoriales, trabajadores obsesionados con que llegue el fin de semana, empleados frustrados que sufren porque cobran menos de lo que esperan, porque son despedidos y viven estresados. Sin embargo en un período como el actual "lo que necesitamos son personas imprescindibles, profesionales provocadores que ofrezcan ideas originales, que controlen su miedo y que se atrevan a transformar su entorno", sentencia Seth Godin, uno de los grandes especialistas del márketing, en su libro ¿Eres imprescindible?



Las característicias que definen a estos individuos son la proactividad, la tenacidad, la creatividad y el compromiso aunque, si no son apuntaladas por la visibilidad social, perderán parte de su brillantez. "Por eso, es fundamental que todo empleado dedique parte de su jornada laboral a su venta personal. No sólo se trata de ser bueno en lo que haces, sino de ser capaz de aparentarlo", explica Alfonso Jiménez, socio director de PeopleMatters.



En este sentido, según estima Jesús Vega, escritor y conferenciante, es recomendable que el profesional invierta al menos un 5% de su agenda diaria en la gestión de su carrera laboral participando en foros públicos, dando clases, escribiendo artículos, administrando su red de contactos, etcétera. "Ningún profesional desarrolla una trayectoria brillante dedicándose exclusivamente a su trabajo", insiste Vega, para el que "las personas que desempeñan sus funciones en los departamentos más burocráticos están incluso más obligadas a buscar esta notoriedad".



"El problema es que en España está mal visto que los profesionales se vendan. Pero si dejan de verse como meros empleados �utilizando el término como sinónimo de usados o manipulados� y se proyectan como proveedores de servicios, generarán confianza en sus interlocutores", apuntilla Andrés Pérez, experto en marca personal.



Algunas personas establecen una estrategia de posicionamiento a corto plazo �y de corto alcance� mediante la búsqueda constante de la sintonía con el jefe. El hecho de que este tipo de situaciones sean toleradas en el seno de la organización no solo atañe al empleado sino que, ante todo, para estos expertos es un síntoma de falta de madurez directiva. Por contra, el profesional que verdaderamente es una pieza clave para su equipo aporta valor con tácticas honestas. "No sólo hace bien su trabajo, sino que transmite una imagen óptima de la compañía en la que está contratado, forma al resto de sus compañeros, contribuye a la creación de un clima laboral apropiado y no genera resistencia a los cambios, entre otros aspectos", explica Alfonso Jiménez.



Desde su punto de vista, estas personas están muy concienciadas de que son ellas �y no el mercado� quienes deciden sobre su futuro profesional y quienes, en consecuencia, venden su tiempo, sus ideas y su esfuerzo a la organización que se comprometa a darles cierta autonomía. La retención de este tipo de perfiles no sólo pasa por una adecuada compensación económica, sino que depende en gran medida del llamado salario emocional. "De hecho sacrifican hasta un 20% de su sueldo a cambio de flexibilidad horaria, un buen clima laboral, etcétera", dice Jiménez.



En cualquier caso, para Andrés Pérez "lo revolucionario sería que el resto de la plantilla comprendiera que las estrellas no son personas genéticamente especiales, sino compañeros que, simplemente, han aprendido a hacer bien su trabajo".

Publicado en Expansión el 14-05-2010 por Tamara Vázquez. Madrid.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails