Negocios deL FUTURO: energías alternativas; o relacionadas con el envejecimiento de la población

"Los seres humanos están sentados en una bomba de relojería. Si la mayoría de los científicos del mundo tiene razón, nos quedan apenas diez años para evitar una catástrofe de grandes proporciones que podría hacer entrar el clima del planeta en una espiral destructiva", así reza el prólogo de la película Una verdad incómoda, de Al Gore.



Lejos de las predicciones extremistas del ex vicepresidente de Estados Unidos, los expertos coinciden en que el mundo va a experimentar enormes transformaciones durante las próximas décadas. El cambio climático; el agotamiento de los recursos naturales, que dará cada vez más paso a las energías alternativas; o el envejecimiento de la población, son algunos de los principales cambios que anticipan los científicos.



Ganadores

“A largo plazo hay activos ambientales presumiblemente ganadores, como la madera, dada la creciente escasez de esta materia prima; agua, con fuerte necesidad de inversiones en infraestructuras; agricultura, también con necesidades de inversión en la cadena de valor o energías limpias, donde la presión política juega a su favor”, explica Hans Peter Portner, gestor del Pictet Megatrends Selection.



Ante este escenario, cada vez más inversores buscan vías para aprovechar las transformaciones que hay en curso y las que están por venir.





El número de fondos de inversión que enfocan su estrategia para beneficiarse del impulso que obtienen las compañías cotizadas de sectores que presumiblemente saldrán beneficiados de los cambios internacionales ha ido en aumento durante los últimos años. Estos productos se han duplicado entre 2005 y 2008, hasta 66 fondos de inversión.



Aun así, la implantación de este tipo de inversiones en las carteras de los ahorradores españoles es todavía baja, del 0,43% del patimonio total según datos de Inverco recopilados por el Observatorio de la inversión socialmente responsable de Esade.



“La situación del mercado minorista de la inversión socialmente responsable en el escenario español es francamente mala: es como un árbol que no crece ni acaba de arraigar”, opina Daniel Arenas, coordinador de investigación del Instituto de Innovación Social de Esade.



Durante el último año, estos fondos han obtenido apreciaciones superiores al 40%, en línea con las del MSCI World, el índice bursátil de referencia para los inversores institucionales a nivel mundial. La pega es que estos productos también se tuercen cuando las cosas se ponen feas en los mercados, lo que los expertos conocen por una correlacción alta.



Los asesores financieros recomiendan apostar por este tipo de inversión siempre a largo plazo, ya que a medida que se vayan traduciendo en realidad los cambios, se reflejerán en las cotizaciones de las principales compañías del sector. Mientras tanto, estos valores seguirán correlacionados con el resto de títulos bursátiles.



Retos

“Creo que todos estamos de acuerdo en que el cambio climático tendrá un impacto significativo en la comunidad mundial. El gran reto es traducir el impacto de este cambio en unos efectos consistentes en las estrategias de inversión”, explica Jaap Van Dam, director de PGGM, unas de las catorce firmas que prepara, junto a la consultora de inversionres Mercer, un estudio para prever las claves de los futuros cambios de la inversión.



“En los fondos de inversión temáticos la comercialización se basa en ideas más genéricas, pero también con potencial de márketing. Es necesario que los gestores de estos fondos no sólo sigan modas o tendencias creadas en base a necesidades comerciales. Los gestores de renta variable deben comprar acciones con visión empresarial y estratégica muy sólida”, asegura Rafael Hurtado, director de inversiones de Popular Gestión.



La necesidad de las energías renovables

La reducción de las reservas combustibles fósiles y la necesidad de emplear energías limpias para combatir el cambio climático son los factores que están impulsando la inversión en energías renovables. Diversos informes anticipan que durante las próximas décadas se producirá menos petróleo del que se consume, debido al agotamiento de las reservas. Los beneficiados de este escenario serán los productores de otras alternativas como el bioetanol y el biodiésel y las empresas de energía eólica y fotovoltaica, entre otras. Por si fuera poco, estas compañías cuentan con el respaldo político y social, ante la necesidad de encontrar fórmulas energéticas que no contaminen.



“Hay que tener en cuenta el potencial de las empresas de este sector, dado que aún sólo el 0,1% de la energía que se produce en el mundo es renovable”, asegura Hans Peter Portner, gestor del Pictet Funds Megatrends Selection. Las compañías de energías renovables tienen terreno por delante para crecer. Frente al porcentaje que destaca el gestor de Pictet, los gobiernos se han marcado planes ambiciosos de uso de energías limpias para que representen el 20% del consumo total de energía en 2020.



Las gestoras han duplicado el número de fondos que apuestan por estos sectores

La situación actual es, para muchos expertos, insostenible, más si cabe por las dificultades geopolíticas que plantea el futuro mapa del control del petróleo, principalmente de países de Oriente Medio. “Más de las tres cuartas partes de la energía consumida a nivel mundial proviene de combustibles fósiles, materiales de reservas limitadas y no renovables, que a su vez producen altas cantidades de emisiones de CO2. La falta de recursos petrolíferos y de gas en Europa provoca que más del 56% de la energía consumida en el Viejo Continente sea importada de países terceros. En general, estos países tienen un importante riesgo político y económico”, explica Juan Ramón Caridad, socio de Atlas Capital y responsable de Julius Baer Iberia.



Las mayores apuestas de Pictet en energía alternativas son Iberdrola Renovables, la filial de la eléctrica española, que cae un 5,27% en el año; la portuguesa EDP Renovaveis, que cae un 12,62%; y las norteamericanas Cree, que gana un 24,4%; Ormat Technologies, que retrocede un 26,53%; e Itron, que recupera un 7,6%. Otra de las favoritas de los expertos es la española Gamesa, que como buena parte del sector cae un 11,4% en el arranque de ejercicio. Estas compañías han padecido de esta forma la volatilidad de la bolsa, que afecta más a los valores que más dependen de los ingresos potenciales, y las incertidumbres regulatorias sobre las energías renovables.



Las oportunidades del cambio climático

El cambio climático es uno de los mayores desafíos que encara el mundo hoy en día y presenta importantes oportunidades a los inversores a corto, medio y largo plazo. Este asunto está centrando cada vez más la opinión pública, como se plasmó en la Cumbre de Copenhage del 7 al 18 de diciembre de 2009, por lo que se está convirtiendo en un imán de nuevas inversiones.



Pese a la crisis, muchas de las medidas de estímulo de los gobiernos están relacionadas, con iniciativas que persiguen contrarrestar el cambio climático. “Con la llegada de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos, el mundo ha adoptado una actitud mucho más constructiva hacia estas temáticas”, asegura Christian Zimmermann, gestor del Pioneer Funds-Global Ecology.



Estas inversiones tan sólo representan el 0,43% de la cartera de los ahorradores españoles

El Gobierno chino planea gastar cerca de 1,6 billones de yuanes (173.140 millones de euros), alrededor del 40% de su plan de estímulo, en energías verdes, tales como las energías alternativas –ver información adjunta– y la producción de coches eléctricos. Según cálculos de Pioneer Investment, estas cifras se elevan hasta 3,07 billones de dólares si se tienen en cuentan las inversiones de las principales potencias internacionales.



“Las oportunidades a largo plazo para los inversores son numerosas y pueden ser divididas entre compañías que ayudan a mitigar el impacto global del cambio climático y aquellas que pueden ayudar al mundo a adaptarse a los cambios inevitables”, asegura Virginie Maisonneuve, directora de renta variable global de Schroders.



Las favoritas de Amundi en este terreno son la sanitaria suiza Geberit, que sube un 2,8% en el año; la agrícola de Malasia, Kuala Lumpur Kepong, que se deja un 0,97%; y la empresa británica de servicios públicos National Grid, que cae un 5,3%.



Una de las grandes apuestas de los gestores de fondos es invertir en el cambio climático a través de compañías que sacan partido de las inversiones en infraestructuras. Estas compañías se encuentran entre las más castigadas del Ibex, con FCC, Ferrovial y Sacyr entre las diez que más caen en el año.



Otra de las opciones que destacan los expertos son las compañías que se encargan del abastecimiento de agua. En 2002 el 8% de la población mundial sufrió escasez de agua según Naciones Unidas. Para 2050, el 40% de la población –4.000 millones de personas– tendrán carencia de agua en medio del cambio climático. Actualmente ya el 12% de la población recibe agua de empresas privadas, porcentaje que puede aumentar al 16 % para 2015, según Pictet. Dentro de este contexto, la gestora ofrece el Pictet Funds Water, el primer fondo de este sector lanzado en 2000, cuyas tres mayores posiciones son Veolia, Suez y American Water.



El factor del envejecimiento

Una de las últimas tendencias que están tratando de aprovechar los grandes inversores son los cambios poblacionales. En 2050, la población mundial podría alcanzar los 9.000 millones de personas desde los 6.000 millones actuales. Los grandes cambios en el crecimiento de la población, el envejecimiento de algunas zonas y la urbanización de otras proporcionarán convincentes oportunidades a largo plazo para compañías en varios sectores.





Los expertos consideran que el envejecimiento de la población es un auténtico problema que no hará sino agravarse en las próximas décadas, de modo que las empresas que aborden el problema y lo resuelvan conseguirán un éxito extraordinario. ¿Qué empresas se beneficiarán en este escenario? “En primer lugar, pienso en el sector farmacéutico y en medicamentos capaces, por ejemplo, de ralentizar el proceso del envejecimiento y reducir sus síntomas; también en los aparatos: desde las prótesis auditivas hasta las prótesis de cadera, pasando por los dispositivos cardiovasculares, como los estimuladores cardíacos.



El tercer campo es la alimentación, es decir, prevenir el envejecimiento mediante la alimentación” , asegura Patrick Aebischer, rector de la Escuela Politécnica Federal de Lausana y coordinador del comité científico que asesora al LO Funds-Golden Age, un fondo lanzado recientemente por Lombard para invertir en este sector. El sector sanitario sube de media un 5,21% en Europa, frente al 4,2% del EuroStoxx 50. Este tipo de compañías tienen el valor añadido de su menor volatilidad durante los momentos malos de la bolsa, gracias a la estabilidad de sus ingresos.



Por su parte, Schroders está estudiando el lanzamiento de un fondo que aproveche estas tendencias en un corto plazo. Para Virginie Maisonneuve, directora de renta variable global de Schroders, algunas de las compañías que se beneficiarán de las grandes tendencias demográficas son Danone, que está tanto en el segmento de bebés como de la tercera edad; Homex, constructor de casas mexicano; y Teva, farmacéutica de genéricos.



Una segunda apuesta de los cambios poblacionales es la urbanización de nuevas zonas. Los países de mayor crecimiento de la población generarán oportunidades en el sector de las infraestructuras.

Publicado en Expansión el 27-03-10 , por J. Zuloaga / M. de la Cruz



No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails