Las empresas son también personas que deben crear habilidades para creer en su futuro

Muchas veces, vemos o sentimos que las cosas pasan frente a nosotros en distintas formas. Las oportunidades están afuera, pasan y para poder captarlas de alguna forma debemos saber que grado de autoconocimiento y autoestima tenemos. Esto en el plano de las personas y en las empresas sucede lo mismo.


La habilidad de creer en sí mismo y en los demás se fundamenta en cuatro dimensiones (o corazones, según Covey).

 Integridad. En cuanto al carácter de cada persona, la integridad se basa en la honestidad de cada persona, su veracidad, la congruencia entre sus valores y sus actos, la humildad y su coraje. Al respecto se deben mantener compromisos consigo mismo, estar abierto a nuevas opciones y al tanto de las cosas.

 Intención. Como otra dimensión relativa al carácter, la persona debe estar preocupada por los demás y cuidarlos; el motivo fundamental de su agenda debe ser la búsqueda del beneficio mutuo, hasta el punto de que se actúe por el provecho de las partes. La persona debe examinar sus motivos, abrir su agenda y, lo primordial, escoger abundancia.

 Capacidades. Relativas a las competencias de cada persona, sus capacidades deben inspirar confianza. Son las habilidades que se tienen para cumplir con las tareas: talentos, aptitudes, habilidades, experiencias, emociones. Para el efecto, la persona debe trabajar con sus fortalezas, mantenerse relevante y saber «para dónde va».

 Resultados. Se refieren a las competencias, así como al desempeño anterior y actual de las personas, que hacen que cosas positivas ocurran y que se logren los objetivos deseados. Para el efecto, cada uno debe hacerse responsable por los resultados (y no solamente por las actividades), con la esperanza de ganar, y finalizar el trabajo de una manera vigorosa.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails