Amenaza en la empresa reina de la calidad. Toyota más fallos en el acelerador.

El constructor japonés de automóviles Toyota va a sustituir el pedal del acelerador de 3,8 millones de modelos ya en circulación porque está mal diseñado y se atasca con la alfombrilla. Esto ya era noticia el 22 de noviembre del 2008, ahora en su planta de Europa.
La llamada a revisión de millones de coches por un problema en el acelerador comienza a afectar a las ventas de la marca japonesa, que cayeron un 16% en Estados Unidos. Los expertos se preguntan cómo es posible que tardara tanto tiempo en detectar el fallo.





Para una compañía como Toyota, donde los ingenieros son casi dioses y que siempre ha tenido a gala velar por encima de todo por la calidad de sus coches, no hay peor cosa que reconocer que sus automóviles tienen defectos. La llamada a revisión de casi ocho millones de vehículos en todo el mundo (las ventas de Toyota en un año) por fallos en el acelerador supone una herida en su orgullo y en su imagen de la que tardará tiempo en recuperarse.



El golpe en los resultados ya se está notando. Las ventas de Toyota en Estados Unidos cayeron en enero un 16%, hasta 98.700 unidades. Se trata de la primera vez en diez años que vende menos de cien mil coches mensuales en ese mercado. Los expertos creen que el gran impacto en sus ventas se notará en los próximos meses, ya que fue el 27 de enero cuando anunció que dejaba de vender temporalmente ocho modelos en Estados Unidos y que paraba todas sus plantas para solucionar el problema. En Europa, no ha dejado de vender modelos ni ha parado fábricas, pero la revisión afecta a más de un millón de automóviles.



¿Por qué fallan sus coches? La compañía ha explicado que el problema se origina en una pequeña pieza de plástico del acelerador que se deforma con el paso de los años, especialmente por el efecto de la humedad, provocando que el pedal se endurezca y tarde en volver a su posición original. “Sabemos cuál es el problema y cómo arreglarlo. Sólo ha causado problemas en algunos modelos antiguos. En España, se han detectado seis casos de coches con más de 50.000



kilómetros. Por precaución hemos llamado a revisión a todos los turismos con la pieza afectada para subsanar el problema que requiere de una intervención muy sencilla”, señala el director de Posventa de Toyota España, Enrique Centeno. En el mercado español, pasarán por el taller entre 140.000 y 145.000 unidades de sus modelos.



Controles

Los analistas se preguntan cómo es posible qué Toyota haya tardado tanto en darse cuenta del problema. “El defecto se produce cuando pasa mucho tiempo. Por eso, los controles de calidad no lo detectaron hasta hace unos meses”, explica Centeno. La pieza defectuosa procede de un proveedor que suministra a fábricas de todo el mundo (sólo las plantas japonesas no la montan en sus vehículos), por lo que la llamada a revisión afecta a casi todos los mercados.



Sin embargo, en Estados Unidos, donde la Agencia para la Seguridad del Tráfico de Estados Unidos (NHTSA) controla férreamente la seguridad de los vehículos, sospechan que Toyota conocía desde hace tiempo el problema. De hecho, hay denuncias de fallos en el acelerador de algún vehículo que son de 2007.



Las autoridades americanas también dudan de que el problema esté sólo en la pieza defectuosa. El miércoles, reconocieron que investigarán si hay un fallo en el sistema electrónico.



La llamada a revisión ha tenido un efecto cascada, sacando a relucir otras quejas por posibles fallos en modelos Toyota. NHTSA ha recibido 155 quejas de propietarios del Toyota Prius de tercera generación, relacionadas con el sistema de frenos del modelo híbrido. En Japón, también hay denuncias. La empresa estudia estos casos.



Además, Toyota se enfrenta a una cascada de juicios en Estados Unidos, donde por cualquier nimiedad se presentan demandas civiles por daños y perjuicios contras las empresas.



Resultados

Los problemas de calidad podrían dar al traste con los planes de Toyota para salir de la crisis. La compañía espera volver a los beneficios en 2010, tras registrar unas pérdidas operativas de 350.000 millones de yenes (2.760 millones de euros) en el ejercicio que finaliza en marzo.

Publicado el 03-02-2010  en Expansión, por Alberto Marimón

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails