Louboutin abre tienda en Madrid: el lujo vuelve a mirar al mercado español



Hace un año, la firma estadounidense de joyería Tiffany & Co. decidió abandonar la búsqueda de una segunda ubicación en España. Lo mismo sucedió con otras marcas de lujo, que aparcaron su crecimiento ante las malas perspectivas económicas.

Ahora, y a pesar de que el consumo aún no se ha recuperado, las firmas más exclusivas retoman su interés por el mercado español. El último ejemplo es el zapatero francés Christian Louboutin, que acaba de alquilar un local en la madrileña Claudio Coello.

Anna Calvo, de la consultora Busquets Gálvez (que ha intermediado la operación), explica que “existen varias firmas de lujo buscando activamente, lo mismo que sucede con marcas de low cost”. En su opinión, “el mercado se ha radicalizado y la gama media se ha frenado”. La moda barata de Primark, por ejemplo, ha anunciado su intención de entrar en el centro de Barcelona y Madrid.



“Las empresas del lujo que más han crecido los últimos años no buscan. Las que se están planteando venir a España son las que responden al perfil de artesano o grupo independiente que, poco a poco, han ido ganando terreno y que no dependen del crédito para su crecimiento”, señala Dolors Jiménez, de CB Richard Ellis. A este perfil responde Louboutin, que ha registrado un crecimiento lento para mantener su exclusividad y sólo cuenta con doce tiendas en todo el mundo.

Calvo explica que la firma alemana Escada acaba de retirar del mercado todos sus locales comerciales. Tras la compra de la empresa por parte de la familia Mittal, Escada ha retomado su interés por mantenerse en España. La sastrería Brioni, por ejemplo, abrió la semana pasada en Barcelona y la italiana Prada continúa buscando una ubicación en Paseo de Gracia.

Precisamente, Prada fue una de las firmas que ha abierto establecimiento en el último año y medio, manteniendo las estrategias diseñadas antes de la crisis. Así, Padra abrió nueva tienda en la calle Serrano de Madrid. En la capital, en el otoño-invierno de 2008, desembarcaron Oscar de la Renta, Marc Jacobs, Miu Miu, Stuart Weitzman, Loro Piana, Shanghai Tang, además de Tiffany & Co. Poco antes, lo había hecho Diane von Furstenberg; y, poco después, han llegado firmas como Stella Forest. Mientras, en Barcelona, aterrizaron Bulgari, Etro, Jimmy Choo, Hermès o Ferragamo.



Nuevas fórmulas

Según fuentes del mercado, operadores que no están presentes en España han reactivado su interés, con el objetivo de desembarcar en Madrid o Barcelona. Una de ellas es Abercombrie & Fitch que, aunque no es una firma de lujo, ha retomado la negociación de un palacete en Ortega y Gasset (ver EXPANSIÓN del 28 de octubre de 2009), para tratar de rebajar las condiciones iniciales.

Las nuevas fórmulas de alquiler a pie de calle se asemejan a las de los centros comerciales. Además de rebajarse las rentas, se negocian descuentos para los próximos dos o tres años (en esa fecha se revisarán) e incluso se introducen variables en función de los resultados, señala Jaime López, de Knight Frank.



Estas medidas han forzado una reducción de las rentas, que se sitúan en 180 euros por metro cuadrado y por mes en las dos calles del lujo (Ortega y Gasset en Madrid y Paseo de Gracia en Barcelona). “Las firmas están aprovechando el momento, ya que de otro modo era imposible entrar en España”, dice Jiménez.



Carlos Domínguez, director de la consultora MHE Retail, explica que hay una oportunidad para el lujo accesible, es decir, artículos de firmas de lujo como complementos que por su menor precio (en torno a 300 euros) funcionan como gancho de las marcas. “Este tipo de productos está funcionando mejor que marcas premium”, añade Domínguez.



“Empiezan a verse oportunidades”, señala un consultor, aunque matiza que los movimientos de los operadores del lujo son “cautelosos”. En el mismo sentido opina Eduardo Rivero, de la consultora inmobiliaria Ascana, que considera que no ha habido un repunte del lujo, sino que “se cierran más operaciones por tratarse del último trimestre del año”. En su opinión, la existencia de locales vacíos tanto en Ortega y Gasset como en Paseo de Gracia es una muestra de que el lujo no ha terminado de activarse.

Publicado el 01-12-09 , por P. Riaño / I. Elizalde Barcelona / Madrid en Expansión

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails