La guerra, la venta y el futuro de la ESTRATEGIA


Cuando esta mañana leo las declaraciones del Roig, director de Mercadona en la que expresa sus ideas sobre el futuro del comercio mundial haciendo la comparativa con la tercera guerra mundial, me dio la razón de mis pensamientos que ya expuse en el Caribean Meeting Leader en el mes de noviembre de 2008, donde pronosticaba una caída mayor que la de ese entonces y la comparaba con la famosa bomba neutrónica de los años 78/80 que era que si se tiraba todo quedaba en pie menos los humanos.

Pues bien, la bomba esta instalada entre nosotros basta sólo ir a un polígono industrial y están ocupados a un 40% al menos los de Barcelona. Los edificios nuevos vacíos y el cartel de se vende o se alquila (hace 4 años era prioridad de gobierno los alquileres y no existían para cubrir la demanda), ¿qué va a suceder?; es imposible que mejore o cómo dicen esta por venir más. Mi pensamiento es que falta más y que veremos un Ibex en torno a los 7300 puntos dentro de 70 días (30 de abril) según mi estudio, es el momento que las empresas presentan el primer trimestre del año con las perdidas muy altas.

La desocupación rondara los 4 millones y los que no pueden hacer frente a sus deudas seguirán creciendo exponencialmente.

Retomo al ejemplo de Mercadona que añadiré a este articulo, destaco lo de que no sirve nada de los éxitos del pasado en proyección del futuro. Incertidumbres en todo y poca estabilidad sin hacer ajustes.

El texto públicado explica muy bien todo esto.
Mercadona defiende su estrategia ante una crisis de 'guerra mundial'

Publicado el 06-03-09 , por Á. C. Á. Valencia en el diario Expansión

Juan Roig asegura que la retirada de referencias y otros ahorros permitirán una rebaja de 2.000 millones de euros en 2009, año en el que prevé que el beneficio caiga a la mitad.
El lema tradicional de Mercadona, Siempre Precios Bajos, se ha quedado corto para la primera cadena española de supermercados. "Nuestra obsesión este año es bajar los precios. Por la mañana, por la tarde y por la noche", aseguró ayer Juan Roig, presidente de la compañía valenciana.
Pese a las críticas que han suscitado algunas de las medidas que ha puesto en marcha para conseguirlo "especialmente, la supresión de 800 referencias de sus estanterías por su escasa rotación, exceso de formatos o duplicidades", Roig defendió estas decisiones ante la gravedad de la crisis económica y la demanda de los clientes de mantener la calidad a precios menores.
Mercadona cerró 2008 por debajo de sus previsiones, con unas ventas de 15.379 millones de euros, un 10% más "el incremento sobre la superficie comparable de 2007 fue inferior, del 3%". El beneficio neto se situó en 320 millones de euros, un 5% menos. Según Roig, la caída del mercado fue más pronunciada a partir de septiembre. "Comparamos la crisis con la Tercera Guerra Mundial, pero sin balas, hemos pasado de la abundancia a la escasez y los que no se adapten no sobrevivirán", afirmó.
Función prescriptoraSegún el presidente y máximo accionista de Mercadona, esta situación exigía "decisiones rápidas", como reducir entre un 10% y un 17% los precios este año. Los supermercados mantienen 8.500 referencias, que se encuentran en una revisión casi permanente. De las 800 retiradas, la mitad pertenecía a enseñas propias "como Hacendado, Deliplus y Bosque Verde" y el resto a marcas de fabricantes. Además, ha eliminado cien artículos hotofrutícolas y de carne envasada.
"Nos hemos planteado qué está dispuesto realmente a pagar el cliente", señaló Roig. Por ejemplo, la cadena vendía 72 formatos distintos de leche, 112 de zumos o cien tipos de café distintos.
"Creemos que muchos no añadían valor y nosotros tenemos que ser prescriptores, seleccionar lo que consideramos mejor para el consumidor". Para ilustrarlo, el presidente de Mercadona aludió a los restaurantes, "donde te preguntan si vas a pedir de la carta o del menú. Hemos preparado hasta un carro-menú de 79 euros, que supone un ahorro de 43 euros". Con los cambios, su "marca recomendada" será la única en el 27% de las referencias.
Bajo estos parámetros, la empresa se plantea conseguir rebajas en precio durante este año por valor de 2.000 millones de euros. Un recorte que se dejará notar en la facturación, ya que prevé situarse en un nivel similar a 2008, con 15.500 millones de euros (aunque espera incrementar un 15% el volumen de mercancía), y, sobre todo, en las ganancias. "Vamos a reducir a la mitad el beneficio neto, porque en momentos como éste más importante que ganar es mantenerse", recalcó el presidente de Mercadona.
La empresa también reconoció errores. "Llevamos diez años con crecimientos de dos dígitos y nos hemos amuermado, creíamos que el éxito pasado aseguraba el futuro", confesó Roig.
FriccionesAunque Roig no quiso rebatir directamente las críticas de algunos competidores y fabricantes, apuntó que hay más de un millón de productos alimentarios españoles y que nadie es capaz de abarcar esa oferta. Eso sí, también reconoció que, en algunos casos, "deberíamos haber explicado mejor la medida y dejar más tiempo para asimilarlo".
El plazo es uno de los motivos al que se aferran algunas industrias afectadas, ya que la normativa fija la obligatoriedad de dar un preaviso con seis meses de antelación. Roig reconoció que con algunos "ha habido fricciones fuertes" para renegociar precios, pero que siempre se habían conseguido acuerdos.
Una de las compañías que ha visto cómo sus productos desaparecían de los estantes de Mercadona, Calvo, envió ayer un comunicado en el que asegura que su atún no ha sido retirado por motivos de rotación, ya que "se ha vendido de media 27 unidades por tienda y día en los supermercados de Mercadona". La cadena, por su parte, señaló que esta decisión estaba motivada por "duplicidad".
Mercadona también aprovechó para recalcar el origen de sus productos con los datos de 2008. El 90% de sus compras se realizaron en España, por cerca de 14.000 millones de euros, "lo que supone el 1,4% del PIB nacional", según Roig.
Revolución en el departamento de comprasUno de los departamentos más afectados por el golpe de timón de Mercadona y el nuevo marco con los proveedores ha sido el de Compras. Aunque Juan Roig no quiso aclarar los motivos de la salida a finales del año pasado de su director general comercial, Manuel de Juan, con un escueto "las decisiones internas me las guardo para mí", lo cierto es que el nuevo organigrama redistribuye por completo esas funciones.
De hecho, las compras han quedado en manos de cuatro directores generales, tres de ellos ya presentes en el anterior comité de dirección. Francisco Espert, director de Internacional, asume también las compras fuera de España y mantiene la búsqueda de oportunidades para comprar una empresa en el exterior en 2010.
José Jordá se hace cargo de las compras vinculadas al mar, mientras que José Ramón Illán se encargará de las compras al campo y de carne. Al comité, se incorpora Julio Bragado para adquirir los derivados de petróleo y química. Según Roig, reforzar este departamento ha sido una prioridad para lograr bajar precios y ha pasado de 30 a 70 compradores.

Los 'planes de combat' para este añoMantener inversionesLa cadena prevé destinar 600 millones a la apertura de 71 tiendas cerrará otras 22 y una plataforma logística.

Carro más baratoSegún Mercadona, una familia con dos hijos gasta de media 600 euros semanales. Su objetivo es bajarlo a 500.

InterproveedoresRoig se mostró dispuesto a apoyar a las firmas que producen casi en exclusiva si lo necesitasen por la crisis.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails