Marca de los creativos de moda para lanzar una propuesta comercial

La idea no sabemos quién la inicio, si hoy es importante crear apoyo conjunto a la imagen país y respaldados por el éxito de otras empresas en el mundo españolas como ZARA y MANGO, una buena partida de lanzamiento puede ser esta propuesta.
Los diseñadores españoles han decidido aunar esfuerzos en el reto de la comercialización y la internacionalización con el lanzamiento de una nueva marca paraguas: Creadores España.

La Asociación Creadores de Moda de España es una organización profesional sin ánimo de lucro, integrada por diseñadores de todas las procedencias, de Galicia a Valencia, de Andalucía a Cataluña, de París a Londres, con sede en Madrid capital.



Se funda en el año 1998 por Modesto Lomba, Jesús del Pozo, Elio Berhanyer, Antonio Pernas, Angel Schlesser y Roberto Verino



En la actualidad tiene asociadas 30 marcas de diseño de moda y acoge desde pioneros como Elio Berhanyer hasta jóvenes de vanguardia como davidelfin.



Es la única de tal carácter, de ámbito nacional y europeo, y de proyección internacional existente en España.



Sus metas son promover el diseño de moda y las marcas asociadas, en varias vertientes, en especial la creativa-cultural y la económico-profesional o empresarial, en España y hacia el mundo. La moda es concebida por la Asociación a la vez como cultura y como economía.


La enseña, promovida por la patronal Acme (Asociación de Creadores de Moda de España), servirá además, para lanzar la primera tienda multimarca propia de los diseñadores, que se estrenará en septiembre en El Corte Inglés de Castellana, en Madrid.



El acuerdo con los grandes almacenes permitirá la apertura de un shop in shop de 80 metros cuadrados en el que pondrán a la venta sus colecciones Alma Aguilar, davidelfín, Devota & Lomba, Juanjo Oliva, Lemoniez y Miriam Ocariz. En el caso de Oliva, supone un cambio en su estrategia, ya que ahora desembarca en el prêt-à-porter. La intención es contar con una oferta de unos 360 artículos (60 por cada diseñador), que se renovarán cada temporada, en un espacio de 80 metros cuadrados. “El objetivo es acercar el producto al gran público”, explica Modesto Lomba, presidente de Acme.



Este primer espacio, que está financiado por Acme y que está abierto a todos los diseñadores, servirá de prueba del concepto, que aspira a desarrollarse tanto dentro de El Corte Inglés, con nuevos puntos en su red de centros, como a través de la franquicia. La patronal no espera lanzarla antes de un año.



Custo, nuevo socio

Mientras Acme sigue sumando socios. La última incorporación ha sido Custo Barcelona, una de las firmas con más proyección internacional. En 2010, también ha entrado Pedro del Hierro, enseña propiedad de Cortefiel; mientras que en 2009 se incorporaron Hannibal Laguna, José Castro y Purificación García. De momento, los grandes ausentes en la asociación son Adolfo Domínguez y José Font.



Acme cuenta con 31 socios, que operan 189 tiendas en España y 69 en el exterior y que, en el último ejercicio, facturaron 442 millones de euros, de los que 134 millones corresponden a las exportaciones.



Tras la entrada de los diseñadores españoles en los grandes almacenes mexicanos Palacio del Hierro, el próximo reto es cerrar un acuerdo con el grupo turco Beymen, que por primera vez asistirá a la próxima edición de Cibeles Fashion Week.



Esfuerzo dividido
Pese a los intentos por desarrollar una única enseña para la moda made in Spain, los diseñadores y los fabricantes de textil no han conseguido, por ahora, aunar sus esfuerzos. Acme acaba de presentar su marca Creadores España “para unificar el concepto de marca país, tanto dentro, como fuera de nuestras fronteras”, explica la patronal. Mientras, Fedecon (Federación Española de Empresas de la Confección) promueve junto con el Icex la enseña modaespaña y las embajadas de la moda española.

Fuente: Expansión 22.07.2010 I. Elizalde

2 comentarios:

curso marketing comercio dijo...

interesante blog. Siempre es conveniente conocer las nuevas estrategias y técnicas que ofrece el marketing para potenciar nuestros negocios.

Anónimo dijo...

Lo gracioso de ACME es que se considera una asociación sin ánimo de lucro cuando es requisito indispensable ser miembro de la asociación para acceder a cuantiosas subvenciones públicas. Muchos de los diseñadores actualmente subvencionados han demostrado ser un fracaso empresarial, es decir, apenas han sido capaces de comercializar sus productos, abrir mercado y crear puestos de trabajo, y se gastan el dinero en desfilar, hacer imagen, en suma, en hacer el papel de diseñadores glamurosos. Esto se debe a dos factores. Por un lado tal nivel de subvencionaje hace que los diseñadores apenas se planteen la necesidad de crear estrategias empresariales eficientes, sólidas y viables. Por otro lado, gran parte de sus diseños no son de alta calidad, tan solo hay que ver el escaso interés internacional que los diseñadores de ACME suscitan en la prensa internacional y cuántos periodistas extranjeros hay en Cibeles. Finalmente hay que decir que ACME está blindada, es bastante difícil que los jóvenes diseñadores entren a formar parte de la asociación puesto que son los mismos diseñadores quienes deciden quién entra y quién no. Y desde el punto de vista empresarial, ¿quién querría subvencionar a la competencia? Es decir, ¿qué diseñador-empresario querría que su competencia disfrutase de sus mismos privilegios que le sitúan en una posición de ventaja? Lo cual significa que ACME distorsiona la competencia puesto que unos diseñadores pueden competir en el mercado eternamente subvencionados con otros que no lo están y a los que se niega el acceso a la asociación y por lo tanto a la subvención, aunque tengan mejores diseños, más puntos de venta o creen más puestos de trabajo. El que no lo entienda que se pregunte si es necesario subvencionar a la aristócrata Agatha Ruiz de la Prada; si es tan buena diseñadora y empresaria, por qué es necesario seguir subvencionándola. ¿No sería mejor subvencionar a todos los diseñadores solo durante un tiempo en vez de mantener eternamente subvencionados y artificialmente a diseñadores cuya propuesta estética y empresarial no va a ninguna parte? O, ¿Qué pasaría si se dejara de subvencionar a estos diseñadores?. Yo lo sé, muchos tendrían que buscarse otro trabajo. Por eso Brenda Chavez, en su libro “El libro rojo del estilo” habla del espejismo de la moda empresarial española subvencionada.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails